El arte de ser cobarde

Desde que el mundo es mundo existen los cobardes, y ahora más con tantas herramientas al alcance de la mano que permiten desde el anonimato hacer y deshacer al antojo.

Nada mejor describe la personalidad y la vida de una persona que sus principios y actitudes frente a este comportamiento. Me lamento por esa gente, que mal. Es posible que puedan llegar más bajo, quien sabe. Si se lo proponen, en ese caso, mucha suerte en la vida.

Las cosas se dicen de frente, con nombre y apellido. Si se cae en errores se asumen.

Eso es todo.

About the Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *