Dígame esta vaina chamo!

Este año la verdad no le dediqué mucho tiempo al blog como hubiera querido, y esto lo pude confirmar al ver que hace poco más de un año que escribí un post titulado “Creo que es tiempo…”.

Que más se le puede hacer si pasé el año de un proyecto a otro, incluso 4 y 5 a la vez, además de estar cursando una academia noctura de SAP al final.

Una vez me quedé riendo y riendo al cortarme las uñas de los pies y recordar un chiste que un amigo, ex-compañero de trabajo, me contó una vez: “Papá, ¿por qué hay unas costillas en el cesto de basura del baño?, -No hijo, no son costillas, es que me corté las uñas de los pies”. Ahí les dejo mi tiempo libre.

Al menos he sido recompensado este año, entre otras cosas, con una placa de reconocimiento al esfuerzo en proyectos de misión crítica en la empresa para la cual trabajo, que no es pequeña de paso, en la fiesta de final de año. Si, me siento muy bien, siempre vale la pena el esfuerzo.

Veamos si este año entrante puedo dedicarle un poco más a mi blog. Mientras, voy saliendo para Cancún, ustedes saben, para variar la navidad.

About the Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *